Google+ Followers

jueves, 5 de febrero de 2009

EL QUESO DE ROQUEFORT


A principios de los años sesenta y antes de venirme a Barcelona, trabajaba, yo, en Córdoba en una tienda de congelados y comida selecta. Un día entraron en la tienda dos clientes amigos del dueño. Como la tienda era pequeña y en esos momentos no había ningún cliente, se dirigieron a las dos dependientas, que eramos. Mari cruz y yo. Nos pidieron un queso de Roquefort, pidiendo por favor que lo partiéramos por la mitad. Ellos entre tanto iban a tomar café. Ni Mari cruz ni yo, habíamos visto antes esta clase de queso, era el primero que íbamos a vender. Muy contentas porque íbamos a hacer una buena venta nos pusimos manos a la obra. Cogimos un queso de dicha clase y Mari cruz lo partió por la mitad al verlo, las dos nos quedamos sin aliento yo dije

-Que lastima este queso se ha estropeado.



- Menos mal que los clientes se han ido y no lo han visto. Lo pusimos debajo del mostrador y empezamos otro, este a nuestro parecer estaba todavía peor. Entonces decidimos llamar a Rafael el encargado. Le enseñamos el queso, con disimulo por si volvían los clientes y cuando v el queso dijo ¡ pero si este queso es de los mejores que he visto!. Riéndose de nuestra ignorancia.

No nos molestó porque era muy bueno y respetuoso con todos los compañeros de trabajo. Volvieron los clientes y al ver el queso. Les gustó mucho dijeron que tenía un aspecto estupendo. Cuando recuerdo esta anécdota no puedo dejar de reír.

La leyenda del Queso Roquefort

Se estima que la leyenda que rodea a este queso está protagonizada por un joven pastorcillo que olvidó un queso crudo en Causse de Calambou y que, al ir a recogerlo cuando estaba hambriento, se encontró su trozo de queso crudo convertido en el actual queso Roquefort.

Tres son los motivos de que este producto sea de los más caros: el primero, la leche de 4 diferentes razas de ovejas criadas sólo para la producción del queso,(la Lacune, Lorzac, Segola y Causses); el segundo, el proceso de análisis que científicos llevan a cabo para lograr los puntos deseados de añejamiento y la utilización de las bacterias responsables del sabor; y tercero, las condiciones ambientales de Causse de Cambalou, que la ciencia no ha podido igualar.
En la fabricación del queso Roquefort intervienen una serie de reacciones químico-biológicas. La montaña de Causse tiene grutas en contacto permanente con el exterior, con corrientes de aire que presentan humedad y esporas de la fauna característica de ese lugar.
El ingrediente principal, después de las cuatro leches de ovejas, es una bacteria conocida como


Penicillium roquefortii, la cual es esparcida cuidadosamente sobre el cuajo, quedando preparado para ser llevado a las grutas donde madurará lentamente.





El fenómeno Roquefort arranca en la era jurásica, hace unos 200 millones de años, con el hundimiento de la montaña Combalou. Esta convulsión de la naturaleza crea un entorno geológico único para lo que más tarde seria el queso Roquefort. Se forma entonces el actual macizo rocoso con las cuevas naturales que influyen en la curación del queso Roquefort y que lo han convertido en un símbolo gastronómico en todo el mundo.
Información e imagenes sacadas de La Web

36 comentarios:

Marina-Emer dijo...

Josefa querida :Como he disfrutado al leer tu post sobre el queso de Roquefort,yo me casé muy jovencita y mi suegra me adoraba y cada vez que venia a Tarragona desde Asturias me traia queso de ese por lo mucho que a Emilio y a mi nos gustaba,y a pesar de lo mal que huele aún me encanta y me recuerda aquella adorable mujer que la llamé madre E.P.D.
bESOS PARA TI
Marina

Cecilia Alameda Sol dijo...

Estará muy bueno, pero hay que reconocer que huele que tira de espaldas.
La anécdota tuya es muy buena.

Besos siempre

CANTO EN FLOR dijo...

Muy buen apunte y más válida, honesta y divertida experiencia!
No cabe duda que aprender juntos es maravilloso, gracias por compartir esta información y regalarnos tu anécdota, en lo personal he escuchado hablar de este producto; por lo que se comenta "no me gusta", así que espero poder probarlo algún día, lo prometo!
Desde mi país Buenas Tardes y un beso!

CHARO dijo...

Ya veo que estás muy bien informada, me ha resultado muy interesante toda la explicación sobre el queso que dicho sea de paso me encanta.Tu anécdota resulta muy graciosa, me pregunto que hubiera pasado si os llegan a "pillar" los clientes partiendo el queso y no queréndoselo dar por estar "malo".Besicos charo

Abuela Ciber dijo...

Preciosas imagenes y ameno relato.

Con galletitas es riquisimo, a mi me encanta, si bien es caro!!! se puede comprar poco y saborarlo de lo lindo ya que se come poquitin.

Cariños

beker dijo...

Que interesante, a mi que me gustan mucho los quesos lo he disfrutado mucho, gracias

Franziska dijo...

Josefa, querida, ¡vaya post que nos has preparado! Fue muy graciosa la situación en la tienda.

A mí también me ha pasado siempre con el asturiano "Cabrales" que también es una maravilla pero para pequeñas raciones y estómagos resistentes.

Tomo buena nota de toda la información que nos facilitas sobre el Roquefort: es muy interesante.

Un abrazo.

Conchita dijo...

Josefa, muy buena tu experiencia como vendedora, vaya chasco te llevastes al ver el queso tan mal oliente pero muy rico.
En cierta ocasión me trajo mi marido uno que le regalaron de Santander, y no se aguantaba el mal olor.
Nos enteramos de como se hace gracias por la información.
Un abrazo bonita

Tere dijo...

He aprendido contigo todo sobre este queso, ¡qué interesante! agradezco la informaciòn porque seguramente no me detendría a buscarla a propósito.Un abrazo

RosaMaría dijo...

Muy buena la anécdota y la información. Besos cariñosos

Fugaz dijo...

Cómo me ha gustado leer tu post, y me has hecho reir con la anécdota que nos has contado. Yo recuerdo que de bien pequeña, mi abuela compró este queso y a mi me da casi un patatús cuando intentó que yo lo probase. De más mayor un día lo probé y cómo me arrepentí de no haberlo hecho antes. Me encanta!!

un beso!

El Señor de Monte Grande dijo...

Estupenda la anecdota e interesante la leyenda. Ahora que delicioso es el roquefort.

Un abrazo desde MG

Marta dijo...

Uf! me he quedado super enganchada leyendo el interesante post que has escrito, no tenía ni idea, y ahora ya soy un poquito más lista, bueno, mejor dicho, ya sé un poquito más gracias a ti. Me ha encantado el post, y sobre tu anécdota me he reído muchísimo, porque yo la primera vez que vi este queso también pensé que se había podrido. jajajjaja.
Un beso.

josé javier dijo...

Me acordaré de ti cuando vuelva a comerlo.
Un abrazo. J.J.

Marina-Emer dijo...

Solo entro a dejarte un cariñoso abrazo y me imagino que estas bien
BESITOS
mARINA

MBI dijo...

Me ha gustado de verdad, algo parecido me pasó a mí cuando de pequeña ví como mi abuelo se me tía un trozo en la boca...

Jesús dijo...

Gracias por tan valiosa información. Personalmente siempre me han gustado los quesos fuertes incluyo obviamente entre ellos al Cabrales que también es curado en ausencia de luz , también utiliza hongos del tipo Penicillum y por eso también pertenece a los quesos azules como el Roquefort. Antiguamente se cubría con hojas de Arce. Descocnozco si hoy por motivos de higiene alimentaria se sigue haciendo. Su sabor es tan bueno que hace olvidar el fuerte olor que para mucha gente se hace casi insoportable.
Un Hurra por las gentes de Asturias que al igual que los franceses también han sabido obsequiar al mundo con un producto tan auténtico.

Marina-Emer dijo...

Josefa gracias por tu siempre agradable visita,además me encanta que te copies mis poesias estas mismas algún día tambien las veras en un libro.
Besitos y un abrazo a tu esposo,mañana6 meses que me qudé sin Emilio.
Marina

HADA ISOL dijo...

No sabía la leyenda del queso roquefort,ni donde ni como se lo elabora así que disfruté mucho de aprender en tu blog,sobre tu anécdota me encantó,yo cuando ví el roquefort por primera vez lo tiré a la basura,mi padre me retó y yo le dije que el queso estaba podrido,al pobre le había costado muy caro ese queso,era el unico lujo que él se daba,a mi no me gusta su sabor .
Josefa te dejo un fuerte abrazo,siempre te tengo presente! Cuidate mucho amiga mía!besos!

Alejandro Kreiner dijo...

Muy buena información sobre el queso Roquefort, aunque la verdad prefiero algo más suave.

Saludos.

Mestres de P3 dijo...

Que divertido!!! A mi me encanta el queso y no tenia ni idea de su historiam Muy interesante.

Mari Carmen dijo...

Querida Josefa, muchas gracias por tus ánimos en mi blog Vida y Sendero. Mira, hoy he dejado otra entrada en Nómadas, siguiendo los Sábados Literarios, quizá te guste también ese relato corto :)
¿Sabes? creo que voy a participar en un concurso de cuentos. Una vez envié uno y me lo publicaron, quizá tenga suerte y ahora también lo hagan :)

Deseo que pases un día estupendo, amiga Josefa. Cuídate mucho también.

Un abrazo

Mari Carmen dijo...

Por cierto... me encanta el queso, sea del tipo que sea. Aunque en mi casa sólo lo como yo, mi marido lo destesta.

Un abrazo

CANTO EN FLOR dijo...

Hola Linda!
Pasé a dejarte una linda rosa roja por el Día de San Valentín...
Que estés muy bien, besos cariñosos!

la_sombra dijo...

muy bueno tu blog me encanto te mando un gran saludo desde israel medio oriente
http://elbohemiodelanoche.blogspot.com/

Tesa dijo...

Qué divertida la anécdota, Josefa.

Me ha encantado conocer el origen y la elaboración de este queso, que a mí me gusta, aunque rebajo un poquito su sabor untando antes un ligera capa de mantequilla en el pan.

En cuanto a tu post de más abajo, también creo en que nuestro estado de ánimo mejora la salud, por eso siempre que puedo intento sonreír por fuera, ahora lo haré también desde dentro.


Besos, Josefa.

la_sombra dijo...

josefa gracias por tu comentario
tu blog es 100 x 100 bueno
y se a ganado un fiel seguidor
siga si un saludo muy grande desde israel
http://elbohemiodelanoche.blogspot.com/

Marina-Emer dijo...

QUERIDA jOSEFA:Te acabo de enviar por correo yahoo ua poesia como (un Recordatorio a tus compañeras.
Te lo hice sin salud pero con cariño.
ABRAZOS
MARINA

Cristina dijo...

Te dejo un beso muy fuerte

Abrazos

Cristina

Mariaisabel dijo...

Mi querida Josefa, que buen post.
Sabes, me encanta el queso de Roquefort, bueno me gustan todos, pero el de Roquefort lo encuentro buenísimo.
Un abrazo, mi querida amiga.

CONSUELO dijo...

Querida Josefa,
te diré que el queso,
cualesquiera que fuere
y como huela me encanta.
Me encantó tu post.
Besos para ti.

CANTO EN FLOR dijo...

A falta de tu mail, me tomé el atrevimiento de dejarte esta canción por aquí, espero sea de tu agrado y te ofrezco una disculpa de antemano.
http://www.redkaraoke.es/
ficha/Aryale/grabaciones
/391944
Besos cariñosos!

Abuela Ciber dijo...

Pase a visiarte.

Que tengas un precioso fin de semana con tus seres queridos.

Cariños

leo dijo...

La verdad es que está riquísimo, pero mejor no pensar de qué está hecho.
Un beso grande, Josefa & cía.

HADA ISOL dijo...

Hola mi querida Josefa pasé a saludarte y a dejarte muchos abrazos!

Tere dijo...

Un abrazo,Josefa.