martes, 18 de mayo de 2021

      

MES DE MAYO MES DE MARIA




 Era una  tarde del mes de mayo allá por los años cuarenta y tantos Me disponía a hacer un altarito para honrar a La Virgen María.  Aquel año mi madre al tener que atender  las faenas de la casa y a una tienda que regentábamos me encargó  a mi que ya era mayorcita hacer el altar  que estaría puesto todo el mes de mayo.  Mis cuatro hermanos al ser yo la mayor siempre estaban a mi alrededor así es que todos querían ayudar  le di tarea a cada uno,   a José le tocó ir a por flores Lo mandé a casa de una vecina a la que teníamos un gran cariño al que ella correspondía de la misma manera  -tenia muchas flores  en parterres- le dio un buen ramo  Con ellas y las que teníamos en  casa adornamos el altar quedó muy bonito con una preciosa imagen de la Virgen María en el centro.  Al final cantamos y recitamos poesías que mi madre nos había enseñado.

Cuando pienso en aquellos días y al recordar a mis hermanos siento una profunda ternura y doy gracias a Dios por como viví mi infancia. Aquella devoción y el amor que nos unió de niños a perdurado siempre.  y hoy le doy gracias a Dios por la fe que mis padres nos inculcaron.

 

 

12 comentarios:

Ester dijo...

Los recuerdos de la infancia nos ayudan a sonreír, que momentos mas maravillosos, cuantas alegrías. Un abrazo

Tracy dijo...

Unos recuerdos lindos que hacen familia.

Albada Dos dijo...

Ofreces una imagen de infancia en mayo preciosa, ayudando todos por un objetivo común, en este caso el altarcito. Muy tierna anécdota

Un abrazo

Sara O. Durán dijo...

Es muy lindo recordar las alegrías pasadas en familia. Pasa muy rápido el tiempo y vamos cambiando tanto...
Un abrazo!

chica dijo...

Saudosos tempos, infância e FÉ1 Linda combinação de vida! beijos, chica

Jose Alcaide dijo...

Es verdad, Pepita, emocionan estos recuerdos. No se si te acordarás, cuando fuí a pedir la flor le dije; Sra. Anita, dice mi hermana que me de Vd. una "FLORA". Su marido, que estaba delante, dijo a su esposa; así que una "FLORA"... no vuelvas a decirles a nuestros niños que aprendan de ellos, creo que son todos iguales.
Despues, comentándolo, os pusisteis todos a reir. Y yo también me reí, aunque no sabía de qué.

CHARO dijo...

Que bonito relato nos cuentas Josefa y eso del altar me ha encantado.En el colegio durante este mes celebrábamos "Las Flores" donde se rezaba el rosario y cada día unpar de niñas le llevaba un ramo de flores a la Milagrosa que era la virgen de la capilla del colegio. también le cantábamos.Besicos

Mónica Pin Álvarez dijo...

Estimada Josefa.
Divino escrito de tu infancia. Las enseñanzas de los padres siempre han sido el canal de no perder la costumbre de lo que vimos en los demás y en lo que los padres siempre quisieron transmitir a los hijos para conservar la FE de nuestros principios.
Es cuestión de perder el Pilar de la Iglesia. No es nada malo.
Es cuestión de saber que teniendo FE, estaremos siempre con buena gente. Personas, honestas, humildes, sencillas... esa es la esencia de nuestros principios.
Un abrazo de buenas noches.

AMALIA dijo...

Son unos maravillosos recuerdos que nunca se irán.
Muy entrañables.
Un abrazo.

Ricardo Tribin dijo...

Loor a nuestra amada Madre Celestial.

Conchi dijo...

Nunca se te borraran esos bellos recuerdos Josefa.

Besos.

carmen estany dijo...

Que recuerdos más hermosos los de la infancia!!. En aquella época el mes Mayo era el mes de Maria y tanto en casa cómo en el colegio, se vivia como un mes especial: cada tarde rezábamos el rosario y cantábamos canciones delante del altarcito dedicado a la Virgen y adornado con las flores que cada alumna llevábamos.
Me ha encantado la anecdota que cuentas por su sencillez, la buena armonia entre hermanos y por la formacion tan exquisita que recibisteis de vuestros padres.
Todo un ejemplo
Un fuerte abrazo Josefa