Google+ Followers

domingo, 29 de enero de 2012

HAIBUN








LOS OLIVOS Veinte eran los olivos que había en el trozo de tierra propiedad de mis padres. Olivos plantados con esmero cariño y esperanza, Eran preciosos de un color verde reluciente por lo bien cuidados que estaban. En ellos ponía mi padre todo su afán. Se recreaba mirándolos quizá pensaba en su padre. Mi abuelo, era podador. En su juventud cuando llegaba el tiempo de la poda él se recorría los olivares preparando los olivos para que fueran productivos en la siguiente cosecha.Poco a poco en la tierra que tenía fue plantando sus propios olivos. Gracias a su esfuerzo y a la buena administración de mi abuela, tanto mis padres como nosotros sus nietos, pudimos disfrutar de su fruto y del mejor aceite que según decía mi madre nos mantenía sanos.
De esos olivos había uno con una rama horizontal fuerte de la que uno de mis hermanos se suspendía con los brazos y se balanceaba como si fuera un columpio. Nuestro padre le decía que tuviera cuidado, no sea que se le escaparan las manos y se cayera. Pero esto G. A D. nunca pasó. Para mi hermano era toda una aventura balancearse en el olivo nos retaba a los demás pero ninguno@ nos atrevimos nunca a balancearnos en aquel improvisado columpio.








duerme la siesta

en la sombra del olivo

que plantó su padre




41 comentarios:

Carmen Cordero dijo...

Hola Pepita,me ha gustado el comentario de los olivos,además me gustan mucho.

Hace un rato he llegado de la excursión,hemos pasado un buen día,sin lluvia,y todo muy bien,gracias a Dios.

Abedul dijo...

Los olivos me encantan con sus troncos que parecen esculturas talladas..tiene que ser una gozada crecer cerca de unos olivos plantados por la familia, tu haibun y haikume parecen preciosos gracias por compartirlo un saludo cariñoso de Begoña

MERCEDES PÉREZ "KOTORI" dijo...

Gracias por este entrañable relato. Mi abuela, que era de Jaén, usaba el aceite de oliva para todo... por supuesto para guisar, pero también para dar friegas y quitarnos el dolor de tripa, para hacer con unas gotas de agua una emulsión que te dejaba la piel hidratada, sobre todo si tenías escoceduras... en fín, toda una vida, una cultura en torno al olivo.


Cesa la brisa;
en torno al olivo
unas huellas


Bien podrían ser las vuestras.

Un abrazo, Mercedes

Franziska dijo...

Muy emotivo tu recuerdo de los olivos de tu casa y los recuerdos de la niñez. Hoy es un "haibun", esta denominación es nueva para mí.
¿Me podrías explicar qué significa?

Un abrazo. Franziska

Juan Carlos Durilén dijo...

¡Hermoso recuerdo, Josefa!
Con un haiku encantador.
Gracias por este grato momento que cobra vida en tus palabras y en nuestro corazón.

Un beso.

Josefa dijo...

Mercedes:Gracias maestra, por el hermoso haiku que me dejas. ¡Que Maravilla!
Lo pondré un día en un post.
Gracias por venir a este humilde blog.

josefina dijo...

Los olivos me encantan, Voy mucho a la comarca de las Garrigas aqui en Lleida, los campos estan llenos de olivos y sus pueblos huelen a ese nectar llamado ACEITE.
Un beso

RosaMaría dijo...

Hermoso recuerdo, bellos días de juventud y travesuras. Hermoso haikú. Besos.

CHARO dijo...

Los olivos son preciosos, yo tengo dos en la terraza de casa en unos tiestos grandes y me dan un frasco grande de aceitunas uno de ellos (el otro todavía es joven)que las aliña mi marido y son riquísimas.tu haiku es precioso, yo diría que es un homenaje a tu padre.Besotes

ecos de ubeda dijo...

me gusta

Leti Sicilia dijo...

Me ha encantado tu relato Josefa, y el haiku final es precioso. Gracias.

Un beso.

jose maria criado lesmes dijo...

Amiga María Josefa; recuerdos de infancia que se niegan a abandonarnos.
Un afectuoso saludo

Mariaisabel dijo...

Querida Josefa,
Que bello relato de tu infancia, que recuerdos más bonitos!
A mi también me gustan mucho los olivos.
Sigue deleintándonos con tus relatos, nos encantan!
Un gran abrazo,
Mariaisabel

Mariaisabel dijo...

Querida Josefa,
Que bello relato de tu infancia, que recuerdos más bonitos!
A mi también me gustan mucho los olivos.
Sigue deleintándonos con tus relatos, nos encantan!
Un gran abrazo,
Mariaisabel

mardelibertad dijo...

Grandes momentos del ayer hoy entrañables recuerdos. Bonito relato...
Gracias por tu visita
Un abrazo

Allek dijo...

Hola que tal..
después de unos meses obcecados
vuelvo a tomar las riendas
de mi Caja De Zapatos..
he vuelto con una nueva nota llamada “Secándonos” te invito a que sigas leyendo..
un abrazo fuerte!!!

★MaRiBeL★ dijo...

…………(‘ ” ” () ♥
……….(“( ‘o’ , ). ♥
……….(“)(“)(,,). ♥
(¯`ღ´¯)(¯`ღ´¯)
..`•.¸(¯´ღ´¯)¸.•´
........`•. ¸.•´.
Lovely Kisses
★MaRiBeL★

icue dijo...

Ese olivo será historia para recordar personas, momentos graoa y llevar la vida de los que nos precedieron a las generacionEs que van llegando.
CON TODO AFECTO

PEPE LASALA dijo...

Precioso relato Josefa, además, por el motivo que sea, los olivos me dan cierta alegría. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea. http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

Allek dijo...

Me encantan demasiado los olivos..
un abrazo!

Duendes dijo...

Hola bombon ,
paso a saludarte y desear un feliz fin de semana.besitosssssssssss

mardelibertad dijo...

Paso a saludarte...
Un abrazo

Josefa dijo...

Carmen : Gracias por tus amables ppalabras.

Josefa dijo...

Abedul: Sí, vivr cerca de los olivos, hiso que al recordar aquellos años, vinieran a mi memoria dias muy felices al lado de mis padres.

Josefa dijo...

Hola Franzisca: Espero que recibieras el correo en el que te explicaba, lo que es un haibun.
Gracias por tu comentario.

Josefa dijo...

Juan Carlos : Gracias por estar y por tus palabras. Maestro.

Josefa dijo...

Josefina : Hace tiempo fuí a Lleida y Sus olivos me recordarón los de mi tierra.

Gracias por tu comentario

Josefa dijo...

Rosa Maria: Gracias por tu compañia.

Josefa dijo...

Charo: Siempre que escribo sobre mis recuerdos de infacia es como un homenaje a mi familia.
Que buenas deben estar las aceitunas de los olivos de tu terraza. En mi casa nunca faltaban las aceitunas en la mesa. Ahora no por que yo no las puedo comer por la tensión.
Gracias por estar.

Josefa dijo...

Ecos de Ubeda: Me alegro que te guste.

Josefa dijo...

Leti Sicilia: Te agradecco tus palabras que viniendo de una gran haijin me llenan de agradecimiento y satisfación. Gracias.

Josefa dijo...

José Maria: Si, a partir de la jubilación los recuerdos lejanos vienen a la memoria antes que los recientes.
Gracias por tu comentario.

Josefa dijo...

Maria Isabel: Me alegro de que vengas por aquí, después de tanto tiempo. Besos.

Josefa dijo...

Mar de Libertad. Muchisimas gracias por tus ambles palabras.

Josefa dijo...

Allek: Ya te visité y te doy las gracias por recordarmelo.

Josefa dijo...

Maribel. Otro beso muy fuerte para tí.

Josefa dijo...

Icue: Gracias por tu comentario.

Josefa dijo...

Pepe: A mi tambien me gustan mucho los olivos y las aceitunas más.
Gracias.

Adrià González García dijo...

Hola Josefa, ¿Cómo estás? Soy el nieto de Rosa, Adrián. ¿Te acuerdas de mi?

Bueno me ha gustado mucho este texto sobre los olivos, porque yo mismo me acuerdo que bareaba los olivos con la bara en mi pueblo hace unos años. Y me gustó mucho.

Por cierto tu blog está muy bien. Intentaré pasarme más a menudo por tu blog, pero como estoy de exámenes y otras cosas, es difícil como comprenderás.

Dale saludos a mi iaia, cuidaros muchos y nos vemos pronto.

Un abrazo, Adrián.

Marina-Emer dijo...

querida Josefa que precioso el relato de los olivos de tus abuelos ...es maravilloso como antes los nietos admirabamos las cosas de la casa de los abuelos...
gracias por venir a verme sabes lo mucho que te quiero ya unos años y por muchos querida Josefa
besos y para tu hermano de mi parte
con cariño
Marina

Siesta dijo...

quizas no sea casualidad que haya llegado hasta los olivos,,,
es que los relatos de infancia,,,
son los mejores abrigos de mi siesta,,,

"duerme la siesta

en la sombra del olivo

que plantó su padre"


y remonta a aquel lugar,,,
a aquellos aromas,,,
a los colores familiares,,,

gracias Josefa por tu palabras,,,
y seguiré mi paseo por tu letras,,,
cuenta más de aquellos días,,,
que despiertas todos los sentidos

besosos desde mi siesta
y gracias infinitas