Google+ Followers

miércoles, 5 de septiembre de 2012

LA GRANIZADA

CUENTO

Andrés muy contento, le comentó a su esposa como la cosecha de garbanzos estaba a punto de ser recogida.  Con ella pagaría el préstamo al  banco  y podrían permitirse algún que otro capricho.
      Con un beso se despidió de  Laura.  Se fue camino al garbanzal para comprobar que  los granos estaban listos para ser recogidos.
     Apenas había andado unos cuantos metros  vio como de pronto empezaron a caer unas gotas de agua tan grandes como lagunas acompañadas de granizos también muy grandes, uno le cayó en un píe haciéndole mucho daño, cojeando se guareció bajo un saliente que había al lado del camino. Estando allí vio pasar un zorro. Montado en él iba un conejo que al pasar le saludó con una de las patas delanteras. Iban tan corriendo que apenas se dio cuenta de lo que estaba viendo.  Además  el dolor del píe era insoportable. Entretanto el suelo se iba llenando de granizos como rocas. Miró al cielo y vio un claro, pensó que  quizás la granizada, no habría pasado por la cosecha que lo sacaría de  los problemas económicos por los que estaba pasando.
     Cuando la tormenta cesó.  Cojeando siguió el camino al sembrado (pues con el pié dañado por el granizo no  podía caminar). Parecía que llevaba un grillete sujeto a él.  ¡Que lejos le pareció hoy el garbanzal! parecía que iba al fin el mundo  Cuando por fin llegó vio  desilusionado e impotente como en el sitio que deberían estar las matas cargadas de garbanzos un campo de enormes granizos cubrían la tierra.
       No podía respirar… el pié le dolía enormemente. Rompiendo el silencio que trae   la calma después de  la tormenta,  oyó el potente sonido de un timbre que insistentemente, penetró  en sus oídos.
   Ya no le dolía el pié.

26 comentarios:

Franziska dijo...

Muy bien, Josefa. Gracias a Dios que todo fue un sueño. Porque, sabes, yo estaba pasándolo mal. Nunc he sido campesina pero siempre me ha dolido pensar en ese fracaso final que cuando no se produce por el pedrisco, es por la sequía, las helados, las plagas y las mil calamidades que se suelen presentar.

Espero que estés bien y que ya tengas a punto el tema del libro.

Un abrazo. Franziska

Sylvie Tartán dijo...

Un alivio el final. ¡Un abrazo, Josefa!

Josefa dijo...

Hola Franziska: El escrito que acabas de leer lo describo como un sueño pero en realidad fué verdad le pasó a mi padre fué uno de los reveses que ayudó a que dejara la labor.
El libro ha salido regular pero lo importante es la aceptasión que ha tenido. Mandame por correo tu dirección.
Un beso.

Chelo dijo...

Josefa ¿Qué es eso del libro ? ¿Qué me he perdido?.

Pues aunque le pasase a tu padre menos mal que solo fue un sueño.
Un abrazo

CHARO dijo...

En este cuento la granizada fue un sueño y el garbanzal se salvó....Pero hace 4 años un auténtico granizo arrasó con nuestra cosecha de uvas así que nos quedamos sin vendimiar y mi marido ahí sigue cuidando sus viñas y dentro de poco a vendimiar si no hay otra granizada.Besotes

Juan Carlos Durilén dijo...

¡Qué bueno volver a leerte, Josefa!
La granizada, real o en sueños, siempre es terrible, ¿no?

Me alegra mucho lo tu libro, amiga.
¡Felicitaciones!
Sin duda es una experiencia gratificante.

Un beso.

Maruja dijo...

Muy bueno tu relato¡¡ meos mal que sólo fue un mal sueño. Un gran saludo.

Nerim dijo...

La vida del campo es muy dura y el que trabaja la tierra siempre está sujeto a las inclemencias del tiempo. El sueño fue real y la desesperación de tu padre tuvo que ser, en su momento, muy grande al ver su campo cubierto por la pedrisca.Menos mal, que en esta vida todo se supera y ese incidente hizo que tu padre dejara la labor.

Un abrazo

VALENTIN IONUT dijo...

http://visitas-gratis-en-tu-blog.blogspot.com.es/

Este blog vuelve a estar activo , visitenos para conocer otros blogs y dejar conocer tu blog . Gracias!!!

Humberto Dib dijo...

Me ha gustado mucho tu relato, Josefa.
Estaba por decirte que menos mal que había sido un sueño, sin embargo, leí en un comentario que fue un hecho real. Eso es sorprendente, cómo ficción y realidad se mezclan de tal forma que es imposible para el lector dónde comienza una y dónde termina la otra.
Un abrazo.
HD

RosaMaría dijo...

Qué bueno! Mantuvo la atención hasta el final que se resolvió fenomenal.
Besos gordotes.

Josefa dijo...

Silvie: Que alivio se siente al despertar de un mal sueño.
Gracias por comentar.

chelo gracias por estar.

Charo: El escrito está inspirado en un hecho real.
Agradecco tu visita.

Juan Carlos. Es un placer leer tus comentarios Gracias.

Maruja: Si, fué un mal sueño. Pero por desgracia pasa mucho en el medio rural.

Nerin: Figurate que el pedrisco te destrulla lo que esperas para resolber los problemas economicos que tengas.

Valentin pasaré por estos blog.

Humberto: Lo describo como un sueño
pero el relato está inspirado en un hecho real. Tambien influyó en el escrito tu estilo de escribir.
Gracias por gustarte.

RosaMaria: Gracias por tu comentario es un placer.

PEPE LASALA dijo...

Hola Josefa, si fue un sueño es para despertarse sudando, y si fue realidad, se tuvo que pasar mal. Me ha encantado tu relato. Paso por aquí a saludarte tras mi ausencia durante las vacaciones. Espero que estés bien. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

icue dijo...

Bien traída tu entrada, muchas veces los sueños no hacen pasarlo mal, menos mal que luego viene el despertar.
Un abrazo

Mari Carmen Polo dijo...

Un relato estupendo, Josefa, aunque un poquito agobiante, menos mal que todo quedó en un mal sueño, jeje.

Josefa, gracias por pasar por mi blog. Quería decirte que para pintar tan sólo necesitas un lápiz, papel y una goma de borrar, y las ganas de pintar, claro. Mira el dibujo que he dejado en mi blog, está hecho sólo a lápiz y creo que no ha quedado demasiado mal, ¿verdad? :)

Un abrazo, guapa.

Rosario dijo...

Hola Josefa: muy bueno tu relato, gracias por tu compartir.
Un abrazo.

Ana Estrella Vazquez dijo...

:)

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Hola Josefa, menos mal que fue un sueño, pero se pasa mal !eh!
Buen relato.
Gracias
te dejo un beso de ternura
Sor.Cecilia

jam dijo...

Es un relato que desgraciadamente ocurre con frecuencia. La diferencia entre aquellos tiempos es que antes no había seguros para las cosechas, y ahora sí. Hace un mes cayó un pedrisco en las tierras donde paso las vacaciones, y lo desoló todo. Afortunadamente, estaban aseguradas.
Pero tu relato, lo has hecho muy bién. Felicidades.

Anónimo dijo...

La siembra a veces es
no siempre da buen resultado,
pero es el riesgo que muchas veces
suele suceder en la siembra.
Un buen relato querida amiga
te dejo un millon de besos.
Tu amiga en la distancia
CONSUELO NICOLINI.

fus dijo...

La realidad de los sueños, nos hacen pasarlo mal, hasta que el sueño se desvanece.

un fuerte abrazo

fus

Chelo dijo...

Josefa te he escrito varios correos.
Un abrazo

PEPE LASALA dijo...

Hola Josefa, por aquí vengo de nuevo a desearte un feliz fin de semana. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

Hada Isol ♥ dijo...

Cuando más planes se hace de antemano más posible es que se deshagan!Menos mal que lo sucedido a este hombre era solo una pesadilla!Otros no tienen tanta suerte,me encantó el relato!Te mando un fuerte abrazo amiga querida!

Josefa dijo...


Gracias por vuestra compañia.
Deseo que todos vuestros sueños tengan un final feliz.
Un abrazo de todo corazón.

trimbolera dijo...

Josefa, siempre puedes coger lo que quieras sin permiso, será un orgullo y una alegría para mí. Muchas gracias. Besicos.