Google+ Followers

martes, 18 de mayo de 2010

CUENTO


EL AGUA MILAGROSA

En un pueblecito, de apariencia muy tranquila, sus habitantes vivían bastante nerviosos e insatisfechos con su vida. Ya fuera por el exceso de trabajo labrando sus tierras o por el aburrimiento de la rutina diaria. Lo cierto es que los hombres cuando podían no salían del bar, las mujeres no eran felices. Los niños eran muy violentos. Solo había una persona que parecía ser feliz. Era la señora Ana. Cercana ya a los cien años. Todos los días se sentaba debajo del árbol que había en la puerta de su casa y que daba sombra a una fuente. (Desde que se llevó el agua a las casas nadie se acercaba a beber de esta fuente). Un día la señora Ana se despertó muy sorprendida pero con cara de Felicidad Pedro el de la fragua que en esos momentos pasaba por ahí le preguntó ¿Qué tal la siestecita de hoy?Ella le contestó. – Hoy he tenido un sueño muy bonito
– A ver cuentéme de que trata-Se me apareció un ser sobrenatural y me dijo que para remedio de los problemas se beba agua de esta fuente. Pedro se sonrió y siguió su camino. Pensando que la señora Ana iba perdiendo la cabeza. Cuando entró en su casa su mujer le recriminó la tardanza él ni se inmutó pues era el recibimiento de todos los días. Se aseó y se fue al bar a jugar la partida de dominó. La mujer se quedó murmurando por la falta de comunicación que había entre los dos sintiéndose culpable, porque pensaba que era ella la que no sabia tener una conversación interesante para que él la siguiera. Pedro pasó la tarde con sus amigos. De regreso a su casa y temiendo el recibimiento de su mujer. Se preguntó ¿y si fuera verdad el sueño de la señora Ana? .Al pasar por la fuente mirando a un lado y a otro se acercó a esta bebiendo un sorbo de agua. Hacia tanto tiempo que no la había bebido que le supo a gloria. Llegó a casa y le pareció que su esposa estaba distinta. Entonces pensó en lo infeliz que se sentiría sin sus atenciones. Habló con sus hijos y le dio gracias a Dios por tenerlos. Él, que siempre estaba protestando por sus travesuras...Aquella noche fue atento con su esposa. Demostrándole su amor, dulce y apasionadamente. A la mañana siguiente como de costumbre se fue al trabajo, esta vez se despidió, de su mujer contándole el sueño de la señora Ana, riendo, por que él había bebido un sorbo del AGUA MILAGROSA Ella no le dio importancia pero se preguntó si seria por el agua el cambio que había notado en él. Fue de boca, en boca, la voz de las propiedades del agua y todos los que sentían que a su vida le faltaba algo que la hiciera más atractiva, bebían de la fuente. Todos eran felices. Los hombres volvían pronto a casa eran atentos con sus esposas, las mujeres se volvieron más coquetonas y atentas con sus maridos, los niños y los jóvenes eran más respetuosos con los mayores. Haciendo que estos se sintieran mas queridos.Un día la fuente empezó a tener poca agua, hasta que esta dejó de salir.Los vecinos de aquel pueblo se pusieron tristes pensando que la felicidad que tenían se vendría abajo por la falta del agua milagrosa.La señora Ana que ya había cumplido mas de cien años les dijo- No tengáis miedo. El agua hizo el milagro porque vosotros así lo deseasteis.

FIN

Moraleja. Dios, junto con la felicidad está dentro de ti. Lo importante es darte cuenta de que está ahí.
fOTO DE LA WEB

19 comentarios:

Marucha dijo...

Josefa,amiga,un gran abrazo te mando en este día caluroso.

pues si estamos a mayo,y nada que llueve.

Abuela Ciber dijo...

Hermosa moraleja, cuan cierto tenemos tantas cosas para ser felices pero caminamos sin verlas.

Cariños

pepone dijo...

Muy bonito el cuento

Hada Isol ♥ dijo...

Es verdad querida Josefa todo está dentro nuestro solo que a veces no lo vemos tan claro,este cuento es como beber el agua de la fuente,hace que pensemos en esto,es precioso! te mando un abrazo querida amiga que tengas un dulce fin de semana!

Mari Carmen dijo...

Pues así es, Josefa, la verdadera agua milagrosa es la que brota de nosotros mismos.

El relato es una delicia, amiga. Espero que pases un buen fin de semana.

Un abrazo

AMBAR dijo...

Hola Josefa, gracias por tu visita, perdón por no pasar mas amenudo, te prometo que aún que no he bebido de esa agua, se que Dios está con todos nosotros y pasaré a saludarte más amenudo, tu historía y su moraleja es muy interesante.
Por un momento, con la fragua y la fuente y el lrado de los campos pensé que hablabas del pueblo de mi abuela.
Un abrazo.
Ambar.

Lectores Inquietos dijo...

Josefa estubo muy bien el cuento
me gusto mucho gracias por la visita a mi blog se agradece mucho.
Un saludo y un abrazo para ti...

-Celi- dijo...

Hola Josefa. Muy bonito y realista tu cuento nos invita a ver mas allá de nuestra proximidad, y sobre todo la importancia que tiene en creer en nosotros.

Gracias por la invitación a las historias, me gusta mucho leeros y quizás algún día(cuando no esté tan liada) participe de forma mas activa. Un abrazo. celia

CHARO dijo...

JOSEFA ME HA ALEGRADO MUCHO QUE HAYAS PUBLICADO DE NUEVO Y LO HAYAS HECHO CON UN CUENTO TAN BONITO.SALUDOS DESDE LA RIOJA

Conchita dijo...

Hola Josefa, dirás ya es hora !!!!
Contestando a Rosa te he visto y aquí estoy.
Bonito cuento y mas la moraleja...
Buena semana amiga.

Marina-Emer dijo...

mi querida Josefa que cuento mas bonito el de la fuente milagrosa...la señora Ana ya ves como la fe hace milagros o alomejor era el agua que en realidad era milagrosa


gracias por tu visita ...no te olvido.
besitos
Marina

RosaMaría dijo...

La sabiduría de los mayores es buenísima, y estes hermoso cuento es prueba de ello, no solo por él, sino porque dentro tuyo fluye ese agua mágica que une a las personas. Gracias y beso grandote.

RosaMaría dijo...

Hermosa pintura la que encontraste para representar el cuento. Beso

Manrique dijo...

Hola Josefa:
La comunicación normalmente aporta
vida,información,conocimientos, una aptitud positiva.Si tenemos fe en lo que decimos y creemos muchas veces se convierten en realidad.
Hemos de repartir bendiciones por donde vayamos,no solo de palabras sino de hechos. Ellas volverán a nosotros cuando menos lo esperemos.
Besos!!!

Abuela Ciber dijo...

Pase a saludarte, dejandote cariños

Marina-Emer dijo...

querida Josefa ...me has cojido en un gran momento para dedicartelo atí...gracias por tus bonitas palabras siempre y me alegra que tengas tu mi ultimo "Espigas del alma"tengo una temporada poca salud que solo te lo digo a ti y no adelanto el libro proximo ...bueno al menos de los ojos ya casi estoy bien del todo...un abrazo muy fuerte
Marina

leo dijo...

Hola, Josefa. Al fin puedo dejarte un comentario por este cuento, entrañable, y cierto. Seguiré creyendo en los milagros.
Un beso grande.

Adelaide dijo...

Querida Josefa,

Tenho um pedido a fazer, Gostei muita da história da água milagrosa. Se me permitir, vou traduzi-la para português e colocá-la no meu blog AQUI PELA CIDADE
(antigo CREPÚSCULO).
Espero a sua resposta
Beijinhos

Josefa dijo...

Adelaide. Puedes copiar el cuento.
Ya pasaré por tu blog para verlo será un placer.
Gracias por tu visita.