Google+ Followers

jueves, 22 de mayo de 2008

LA SOMBRA DEL ÁRBOL


La sombra de un árbol. Me trae imágenes de gente pasando un día de campo,

Sacando fiambreras con comida hecha en casa. Poniendo todo el esmero, quien la hace, para que guste tanto de vista, como de sabor...

De una pareja de enamorados, viviendo su idilio y grabando sus nombres en el tronco del árbol, en un afán de inmortalizar su amor...

De un labrador descansando después de unas horas de intenso trabajo...

De un Hombre recostado en el tronco leyendo un libro...

De un padre hablando con su hijo adolescente...

De varias amigas hablando y riendo...

De un joven sentado en el suelo con las piernas cruzadas, navegando por Internet, en su ordenador portátil...

De unos padres con sus hijos, hablando de la Maravilla de
la creación y descansando, después de una larga caminata...

Recuerdo que mi padre escogía el olivo que diera mejor sombra y allí nos sentábamos a comer y descansar, cuando terminábamos, la faena del campo...

Mi marido me cuenta que en su casa tenían un pequeño rebaño de ovejas y que el ayudaba guardándolas y que en las horas de sol las reunía a todas y escogía el árbol que daba la mejor sombra y debajo del árbol, el y las ovejas se resguardaban del calor del sol...

Como ves, Mari Carmen, he aceptado tu propuesta de participar en el juego de la escritura creativa, con este breve escrito.

Al escribirlo he recordado junto a mi esposo días vividos, en pleno contacto con la Naturaleza.

sábado, 10 de mayo de 2008

LA TORRE DE DON LUCAS


Esta torre fue levantada en la época árabe, no estando bien determinado en que tiempo, aunque, por los indicios obtenidos y las monedas encontradas, se supone que ya estaba construida en los tiempos de Alhaquén I. Un dirhem de plata, aparecido cerca de los muros del torreón, cuyos caracteres arábigos fueron traducidos por los señores
Castejón y Martínez de Arízala y Ocaña Jiménez, fue datado como correspondiente al año 193 de la Hégira(808-809 de la Era Cristiana), época del reinado del citado Emir.

Durante cerca de trescientos años estuvo vinculada esta fortaleza a la familia de los Ríos. Posteriormente, uno de los señores de Torre de Don Lucas , emparentado con los Venegas y al que no hemos podido documentar, dividió el heredamiento entre sus cuatro hijos, correspondiendo la torre a la única hembra de ellos, religiosa profesa en el convento de la Concepción de Córdoba, a cuya casa entregó su herencia, como dote. Al pasar esta heredad a dicho convento, éste mandó entronizar la imagen de la Inmaculada en una de las antiguas barbacanas del bastión, convertida para este fin en camarín, donde aun permanece.

Los historiadores de todos los tiempos Jamás se ocuparon de este torreón santuario si no es para nombrarlo de pasada. Fue, sin embargo, algo mas explicito Antonio Sarazá Murcia, que en su libro “Por tierras de Andalucía”
Le dedicó este párrafo:

"En las inmediaciones de La Victoria se encuentra una Torre atalaya,
llamada de Don Lucas , que era propiedad del Convento de la Concepción de Córdoba, en la que se venera una Imagen de La Virgen, a la que tenían gran devoción los vecinos que, con sus ofrendas, mantenían encendidos durante la noche numerosos faroles que convertían a la torre en un verdadero faro de la campiña , visible a gran distancia”

Texto del libro. PERFILES VICTORIANOS
por. Francisco Crespín Cuesta

Esta antigua fortaleza está en el pueblo donde nací y donde viví mi Infancia y los primeros años de mi juventud

Dejo este soneto que me ha enviado mi primo Juan.

Quise hacerte un soneto agradecido
que cantara tu amor por esta villa,
que dijese de Ti la maravilla
que de tu mano hemos recibido.
Quise llegar a tu torre,tu nido
y contarte, doblada la rodilla
la vida de mi pueblo tan sencilla,
que reza ante Ti, estremecido
La Victoria, tranquila se reclina
sabiendo que su Madre protectora
que vigila estas tierras y sus gentes
vela por la moral que no se inclina
y ampara con su sombra bienhechora
los arrollos, los campos y las mentes.
Juan alcaide Pino